Serie documental en 3 capítulos


Capítulo 1
“Otras historias / Todos en la calle”

A modo de prólogo, los entrevistados dan cuenta de su visión de la ciudad. Por otro lado, en este primer capítulo se atiende a los sucesos del 3 de mazo de 1976 como una experiencia referencial de autonomía obrera que acabará calando definitivamente en las prácticas culturales de finales de los 70 y principios de los 80.

La labor del Consejo de Cultura de la Diputación, como elemento clave en la conformación del mapa cultural de la provincia, en paralelo al surgimiento de iniciativas independientes, determinará la puesta en marcha de una actividad cultural local inevitablemente sujeta a la evolución y complejidad de la administración.



Capítulo 2
“De la cultura política a las políticas culturales pasando por una práctica política de la cultura (o cuando todo ello se confunde)”

Los años 80 ofrecen un panorama de grandes cambios en el ámbito social y económico. Esta situación acarrea la desprotección de amplias capas de la sociedad, provocando una situación de desencanto y dando lugar a un proceso de resistencia y de contestación tanto en la sociedad civil como en su reflejo cultural.
En los años 80 comienzan a desarrollarse en el Estado Español unas estructuras institucionales para la difusión del arte contemporáneo basadas en criterios ligados al boom global del mercado artístico. Estas políticas oscurecen el desarrollo de otro tipo de prácticas que buscan complicidades y efectos en el ámbito público; contramodelos que se constituyen como esferas públicas alternativas o de oposición desde el campo cultural.

La importante actividad de Vitoria – Gasteiz es en los años 80 sólo puede entenderse desde una mirada que atraviese críticamente la historia oficial del arte y la cultura en nuestra ciudad.

Capítulo 3
“Festival mundial (y local) del arte y la cultura”.

Lo que para algunos había sido la “mili cultural” durante los años 80, una vez asumido el desencanto político de la transición, se convertirá durante los 90 en un progresiva profesionalización del ámbito cultural, cuyo terreno de juego serán las todavía nuevas estructuras administrativas así como un pujante sector privado.

La denominada “profesionalización del ocio” pasa a ocupar un lugar central en el sistema de trabajo de la sociedad contemporánea en estos años, lo que comporta una “festivalización” de la oferta cultural. De este modo, la espectacularización de la producción cultural por parte de la institución pública y la consecuente banalización de los contenidos afectarán sin duda al modo en que la ciudadanía entiende su papel en todo este entramado.

En nuestra ciudad, Vitoria - Gasteiz, la creación de nuevas estructuras culturales y la profusión de eventos y festivales marcará esta década. Mientras, algunas de las preguntas que quedaron entonces enunciadas siguen sin tener hoy respuesta ¿No será preciso disolver toda esa energía celebrativa en capacidad productiva?, ¿cómo sincronizar las políticas culturales de las distintas instituciones para que se atienda coherentemente al tejido creativo y a la demanda ciudadana?


1 comentario:

  1. Anónimo23/1/09 9:24

    estaría bien tener también publicados los folletos con los contenidos de las jornadas que hubo acompañando la presentación de cada capítulo

    ResponderEliminar